Por Dr. Jaime Otero M. – Dr. Jaime Otero I.

Introducción:
El interesante tema de los tarifarios odontológicos y a la eventual injerencia que pudieran o debieran tener nuestras instituciones y asociaciones profesionales sobre lo que los odontólogos cobramos por la labor que desarrollamos en el consultorio dental privado es tema de discusión en cada reunión de asociaciones dentales y gremios locales.

Es por ello que dedicaremos las siguientes líneas a comentar el antecedente histórico de intentos que han realizado asociaciones en otros países por Regular o establecer o siquiera sugerir precios mínimos para la consulta dental.

Colegio de Dentistas Las palmas Gran Canaria España 1 de Enero del 2007

Multa de 385,000 euros al Colegio Oficial de Dentistas de Las Palmas (España):
después de un largo proceso legal entre el Colegio Oficial de Dentistas de Las Palmas con diferentes instancias de los tribunales de la justicia española, por haber compartido en su momento con sus agremiados unas “tablas de honorarios mínimos recomendados”.
Como puede observar en la imagen de la siguiente Imagen, resultaría que desde el punto de vista de los magistrados españoles: dicha acción correspondería a una indebida participación de la mencionada institución odontológica en el proceso de establecimiento de las tarifas profesionales de los miembros de su comunidad dental de influencia, lo que iría a su vez en contra de la Ley de Defensa de la Competencia vigente en el país. Es por ello, que el Colegio Oficial de Dentistas de Las Palmas deberá asumir una sanción económica ascendente al pago de 385,000 euros.

Y a pesar que los directivos del mencionado Colegio manifiestan haberse organizado para poder afrontar dicha multa sin perjudicar los servicios que presta a los odontólogos y a la población y que la nombrada sanción pecuniaria no se constituiría como un menoscabo del patrimonio institucional, queda claro que dicho caso sienta las bases para que nuestras asociaciones dentales en Latinoamérica tomen consciencia sobre el tema y prevengan cualquier falta o problema al respecto.

Captura de pantalla 2015-03-11 a las 10.37.19
El rol de las entidades gremiales en la fijación de las tarifas odontológicas:

Es así que bien valdría la pena que las diferentes asociaciones e instituciones que agrupan representativamente a las comunidades odontológicas de nuestros países latinoamericanos, revisen cuidadosamente la legislación vigente en sus respectivos pueblos para efectos de enfrentar y manejar con la debida diligencia el actual y controversial tema al que nos estamos refiriendo.
Ya que en el común de los casos, nuestras naciones viven bajo los postulados de la economía de libre mercado, que se sustenta en un marco legal sólido que por lo general: apunta hacia la des regulación y más bien: propicia que sea la propia relación existente entre la oferta y la demanda, la que se encargue de fijar las tarifas y modular las particularidades de los mecanismos del intercambio.
Es decir, bajo las normas del libre mercado: las tarifas odontológicas se deberían “dejar libres” de todo intento de regulación formal, para que más bien se modulen como consecuencia de la libre competencia entre odontólogos, la manifestación de las conductas y preferencias de los clientes y el consentimiento entre los que ofrecen y consumen el servicio odontológico.

El rol de los directivos gremiales
Más que regular, deberían orientar a los odontólogos:
Creemos que en todo caso, las instituciones odontológicas podrían entregar conocimiento y herramientas a los odontólogos para colaborar con el desarrollo de sus competencias financieras y económicas. Tendría más sentido entonces: realizar talleres y brindar servicios de capacitación y asesoría para que cada odontólogo aprenda la metodología a aplicar en su propia práctica dental y entienda sus esquemas de costos, para confeccionar su propio tarifario odontológico. O eventualmente, redactar y difundir un documento orientativo o conceptual al respecto.

  1. Cómo se comportan mensualmente los egresos totales de su consultorio dental.
  2. Qué rubros conforman dicho esquema.
  3. Cuáles de estos rubros son los más importantes y cuantiosos
    a qué costos fijos y variables se expone.
  4. Cuál es su costo hora.
  5. Cuánto rinden los materiales dentales y el resto de insumos que utiliza.
  6. Cuánto le cuesta la porción utilizada de dichos insumos.
  7. Qué peso específico tiene la tarifa del técnico dental en los casos en el que participa.
  8. A qué otros egresos bancarios, financieros y tributarios se expone el centro dental.
  9. Cómo hacer un fondo de depreciación.
  10. Cuánto tiempo en promedio se dedica para realizar cada tratamiento dental.
  11. Qué margen de utilidad logra – se pretende.

Para ello, tiene vital importancia el debido registro, recopilación, procesamiento y análisis de dichas cifras de egresos. Y cobra mucha importancia invertir en la debida capacitación al respecto y en la contratación de un buen contador para que colabore con la gestión económica de la empresa odontológica.

Pero con todo ello, tendríamos tan solo una visión parcial de las cosas: Ya que la tarifa odontológica es solamente uno de los tres pilares que sustentan el precio de venta de nuestros tratamientos dentales. Esto por su puesto también sucede en los demás rubros empresariales que conviven un una economía de libre mercado. Ya que si bien es cierto, podemos acercarnos a responder a la pregunta: ¿Cuánto cobrar por los tratamientos dentales que realizo?, conociendo cuánto nos cuesta confeccionarlos y cuál es el monto de la utilidad que pretendemos, el mencionado factor no sería el único.

Sucede que también ejercen un efecto significativo por lo menos otros dos factores:

¿Cuánto cobran otras clínicas dentales por servicios equivalentes?
¿Cuánto está dispuesto a abonar el paciente?

Conclusiones y recomendaciones:

La fijación de los honorarios profesionales es un proceso multifactorial que se constituye como una actividad crítica en el marco del centro dental. En ella no solamente intervienen los efectos de
nuestro esquema organizativo y el nivel de egresos al que nos sometemos, sino que también se vincula con la presión externa de las tarifas del resto de centros dentales con los que convivimos y la disposición de pago de los usuarios de nuestros servicios.

Y justamente, debido a la amplia variabilidad que existe en los modelos de gestión empleados por diferentes proveedores odontológicos, en cuanto a: su tamaño, número de sillones, cantidad de colaboradores, uso de los recursos, pretensión salarial, grado en el que se delegan las funciones, segmento poblacional al que se enfocan, etc., resultaría poco práctica pretender que todos los sillones dentales apliquen una misma tarifa uniforme.

A %d blogueros les gusta esto: